Característica conferencistas empresariales

Cómo elegir al conferencista indicado para mi empresa

Una capacitación empresarial no sólo consiste en colocar un conferencista frente a un público (que serían los empleados de tu empresa), para que, les hable por varias horas de superación personal, ambiente laboral y roles dentro de un equipo de trabajo, mientras el público asienta con su cabeza todo lo que dice.

Realmente la persona que cumpla con este rol, más allá de tener la información indicada en la cabeza, deberá tener una serie de actitudes y habilidades, que utilizará de manera estratégica para generar emociones en su público y de esa manera anclar su mensaje. Sólo de esta manera la información que el conferencista transmite será aplicada en el momento indicado, es decir, al momento de realizar las actividades diarias. De lo contrario, la información sólo estará en la cabeza de los asistentes durante el momento de la conferencia.

Pero ¿cuáles son estas actitudes que debe tener un conferencista?

Pues bien, 15 años empoderando grupos de trabajo no son perdidos y en Epopeya usamos todo este tiempo para estudiar las características que debe tener un conferencista para poder alcanzar y tocar su público. Aquí te las compartimos:

Pasión: Cuando sientes pasión por algo se te nota, porque al hablar de ello transmitirás el mensaje hasta con tu lenguaje no verbal. Esta mezcla entre las palabras y todos los signos del lenguaje no verbal harán que tu público se interese por lo que estás diciendo.

Humildad: el conferencista debe tener una actitud humilde para generar cercanía con su público. Una actitud egocéntrica sólo causará el rechazo de las personas.

Sociabilidad: De la mano de la humildad, debe ir la capacidad de ser sociable y permitir que el público interactúe con él. El conferencista es un guía que transmite información a través de ciertas herramientas, pero no es el centro del evento.

Naturalidad: Esta actitud va de la mano con el manejo del tema; conocer bien el tema le permitirá al conferencista desprenderse de todo tipo de material de apoyo, al cual recurrirá sólo en casos muy especiales. De esta manera, su actitud será natural.

Credibilidad: Sin naturalidad y dominio del tema no hay credibilidad, además el conferencista debe basar sus argumentos con datos o ejemplos creíbles.

Humor: Todos los buenos conferencistas saben que un público aburrido es un público perdido y por más intentos que haga el conferencista, no logrará recuperar la atención del auditorio. El buen conferencista sabe manejar su tema de manera agradable, con momentos jocosos que cumplirán las veces de “break” en la transmisión de la información, de esa forma, las personas no se aburrirán.

Y podríamos escribir muchas otras características de los buenos conferencistas, pero nos extenderíamos. La verdad es que el buen orador es el que realiza el ejercicio por varios años... En Epopeya, llevamos quince años formando líderes y empoderando grupos de trabajo, todo este tiempo nos ha permitido conocer las dinámicas de las conferencias y las capacitaciones, por eso nuestros conferencistas en Bogotá son una muy buena opción.

¿Estás dispuesto a tener un mejor equipo de trabajo? Ponte en contacto con nosotros a través de nuestros números de teléfono o visita nuestra sección de conferencias y conoce a Juan Pablo Ruiz, Marcelo Arbeláez y a Nelson Cardona, nuestros conferencistas estrella.

Comparte en tus redes
0
0
0
Comparte en tus redes
Contáctanos

Contáctanos

X
Contáctenos para evaluar y diseñar la mejor experiencia que su empresa y colaboradores necesitan.