Lograr que el equipo camine hacia el mismos lado y con los mismos objetivos.

Incentivar las competencias grupales en las empresas

Los gerentes de las grandes empresas saben que parte del “secreto del éxito” es capacitar y motivar constantemente a su equipo de trabajo. En las grandes compañías, especialmente en las multinacionales, existe una carga laboral bastante amplia, que requiere de un coordinado trabajo en equipo; si el cuerpo de empleados, que representa el músculo laboral de la empresa, no conoce la forma de desarrollar su trabajo de manera grupal, la carga laboral puede hacerse más pesada, generando un ambiente tenso, en el que los trabajadores no se sienten motivados, teniendo como resultados a largo plazo el ausentismo.

Es responsabilidad de los gerentes capacitar a sus empleados en temas que retribuyan un beneficio valioso para la empresa, como lo son las competencias del trabajo en equipo, para fortalecer las relaciones interpersonales entre los compañeros de trabajo y facilitar los procesos para el desarrollo de las actividades.

En Epopeya sabemos que un buen desempeño en las estrategias del trabajo en equipo, hace que todos los miembros se sientan útiles y como parte importante de “algo” que realiza grandes cosas. Es ese sentido de pertenencia, el principal motor del trabajo en equipo. Pero para llegar a generar este sentimiento se debe realizar todo un procedimiento que busque motivar al personal a hacer parte de un engranaje para cumplir las metas de la empresa.

Dicho procedimiento, para incentivar el trabajo en equipo, se compone de cuatro claves:

1. Objetivos: Los principales objetivos de la empresa deben ser divididos en pequeños objetivos específicos que se desarrollen de manera grupal, cada grupo de trabajo desarrolla un objetivo específico, al finalizar se une todo el resultado para ver cumplido el objetivo principal.

2. Comunicación: En el trabajo en equipo se necesita que todos los miembros participen de una comunicación fluida, ya que así todos podrán coordinarse para entregar resultados sin generar retrocesos y en el tiempo indicado.

3. Coordinación: Como ya lo mencionamos, esta clave depende directamente de la comunicación, con la diferencia de que en esta etapa se da el espacio para asignar responsabilidades dentro del engranaje de trabajo y generar estrategias para desarrollar los objetivos.

4. Ritmo: Aquí hacemos referencia a la frecuencia con que el equipo se comunica y revisa el progreso de sus estrategias para llegar a los objetivos. Si sólo lo hacen cada vez que surgen retrocesos, el equipo no logrará dar el 100% de sí mismo y cumplirá los objetivos con dificultad.

Este procedimiento, a través de sus cuatro etapas permite la multidisciplinariedad, elemento importante a la hora de trabajar en equipo.

Con el programa práctico de consolidación de equipos de Epopeya, tu grupo de trabajo no sólo logrará sentirse como parte importante de tu empresa, sino que descubrirá razones por las cuales ser parte de un engranaje es una oportunidad de crecimiento personal y profesional, incentivándolo a dar una milla extra en los resultados de su trabajo.

Si quieres conocer más de los resultados positivos que tiene este programa para tus trabajadores, te invitamos a visitar nuestra sección de consolidación de equipos.

Comparte en tus redes
0
0
0
Comparte en tus redes
Contáctanos

Contáctanos

X
Contáctenos para evaluar y diseñar la mejor experiencia que su empresa y colaboradores necesitan.